Ciclo

Gozar del arte

Atardeceres, maniquíes y playas: las estelas de Giorgio de Chirico


Pestañas principales

En 1935 muchos artistas habían abandonado el surrealismo, o habían sido rechazados por Breton, y otros habían sido condenados al ostracismo, entre ellos Giorgio de Chirico. Las ciudades fantasmales, el uso del tiempo y del espacio, el humor sarcástico, las combinaciones de objetos y los maniquíes en las pinturas del artista italiano de la primera década del siglo habían despertado las pasiones de los surrealistas. Pero un choque de ideas entre Breton y De Chirico provocó su prematura expulsión en 1926. El artista siguió su trayectoria al margen del movimiento y, sin embargo, su pintura metafísica debe ser considerada como una de las claves para entender el surrealismo.  

Los temas reiterados en su obra, desde las ciudades crepusculares hasta el uso de los maniquíes, y su modo siempre fascinante de representarlos, anacrónico y onírico, hacen de Giorgio de Chirico un pintor esencial para aproximarse al siglo xx. Tomando como punto de partida algunas de las obras en la exposición, se ofrecerá un recorrido por el imaginario del artista italiano a cargo de la catedrática de Historia del Arte Sagrario Aznar.